«Todo sobre hierbas!»

Anís – Pimpinella Anisum

Una de las hierbas más aromáticas con importantes propiedades curativas, es el anís, ya conocida por nuestros artículos anteriores, por su acción afrodisíaca, la ayuda que ofrece durante la lactancia y la relajación que ofrece en momentos de melancolía, estrés intenso e insomnio. ¡Hay muchas más propiedades curativas que es importante conocer sobre una hierba tan extendida como el anís!

Tenga en cuenta que el anís no tiene afinidad con el anís estrellado, dos especias diferentes cuyo origen es diferente pero no tanto el sabor y los ingredientes principales.

Con la acción más importante el equilibrio del sistema digestivo, el anís alivia el dolor de estómago, mientras que se considera una de las hierbas más importantes para tratar la indigestión. Prefiere el anís en casos de náuseas, diarreas, vómitos, gastritis. Es un buen aperitivo, por lo que ayuda en casos de anorexia y es un buen antiespasmódico.

Ideal para resfriados y tos especialmente productiva, el té de anís tiene propiedades expectorantes suaves, mejorando la función respiratoria y liberando las vías respiratorias. En casos difíciles, el aceite de anís ayuda significativamente a eliminar la mucosidad de los pulmones y los bronquios. Por tanto, está indicado en casos de neumonía, bronquitis, gripe y sinusitis.

Encontrará anís en muchas pastas dentales a base de hierbas y muchos enjuagues bucales, ya que promueve la salud de la cavidad bucal. Es un antiséptico y antimicrobiano natural, que combate la caries, la gingivitis, la periodontitis y el mal aliento.

En relación al corazón, el anís también es particularmente beneficioso, ya que mantiene la presión arterial en niveles normales, mientras que el aceite reduce los niveles de presión arterial, beneficioso para la hipertensión. Es mejor evitarlo en casos de hipotensión. Apoya la función saludable del corazón, desintoxica la sangre y protege contra los coágulos de sangre debido a su acción anticoagulante.

Actúa como regulador hormonal natural, por lo que es ideal para una vida sexual sana en hombres y mujeres, activa el metabolismo como tónico, elimina toxinas, regula el ciclo menstrual irregular debido a los fitoestrógenos y reduce los síntomas de la menopausia. También estimula el páncreas, un órgano importante para mantener la insulina y las hormonas en niveles normales.

En niños y bebés puedes usar anís para tratar los molestos piojos, limpiar la nariz de tu bebé, tratar los cólicos, el dolor de estómago y el hipo y por supuesto ofrecer más leche materna ya que es lactogénica.
Las propiedades individuales son el tratamiento eficaz de las cataratas y la prevención de ataques epilépticos e histéricos.

La utilidad del anís no se limita a cocinar, repostería y bebidas, sino que es beneficioso en muchos niveles para el cuerpo.

¡Precaución! Está prohibido su consumo durante el embarazo. El aceite de anís solo debe consumirse bajo la supervisión de un médico. No lo consumas si tienes alergias, pero ten en cuenta que su consumo habitual puede provocar retención de líquidos.

¡Lea más sobre los usos cosméticos del anís y el valor nutricional del anís!

anís, hierbas, hierbas contra los colicos de bebes, hierbas lactantes, hierbas medicinales, hierbas para bebés, hierbas para cataratas, hierbas para el estómago, hierbas para el mal aliento, hierbas para el sistema digestivo, hierbas para el sistema respiratorio, hierbas para la bronquitis, hierbas para la gastritis, hierbas para la gingivitis, hierbas para la indigestión, hierbas para la menopausia masculina, hierbas para la periodontitis, hierbas para los pulmones, Hierbas reguladoras de hormonas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra filosofia
"Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina."
Hipócrates
Fotos de Hierbas
Social Media

All Rights Reserved © 2022 Botanologio | Hierbas

error: Απαγορεύεται, η αναδημοσίευση, ολική ή μερική του περιεχομένου του botanologio.com με οποιονδήποτε τρόπο, χωρίς προηγούμενη άδεια του κατόχου του, βάση του Νόμου 2121/1993 και τους κανόνες Διεθνούς Δικαίου που ισχύουν στην Ελλάδα.